Sigue adelante

No importa lo lento que vayas, siempre y cuando no te detengas.

– Confucio